un espacio de luz para la unidad

martes, 8 de octubre de 2013

la vida digna



Edgar Sanchez Quintana
8 de octubre de 2013
Tlaxcala Tlax.
México.


El siguiente escrito es una enseñanza transmitida en tempranas horas del día y que tienen que ver con la vida, tiene  que ver con tener una vida digna, vida digna es asimilar que la vida de uno es tan importante como la vida de los demás, se trata de respetar nuestro propio sendero de vida, de amar nuestro sendero de vida, y mientras más lo amemos menos juzgaremos a los demás por lo que ellos han escogido vivenciar, y que es muy importante detener el autojuzgamiento por "el que dirán  o "el debi de" que son más que nada bloqueos para la  vida.

Hay que regalarse el regalo de vivir, vivir una vida humana es todo, es completa, no es a medias, la vida se entrega a vivenciarse completa, integra, es vivenciar el gozar la vida, es amar la existencia desde cada una de sus partes, tiene uno que completarse amando y desplegando la vida, cuando uno lo ha entendido, lo comprendes, lo asimilas, entonces sabes que en cualquier lado se despliega la vida, no importa como, donde, ni con quien u otras preguntas, entonces corresponde al que "está vivo" contagiar a otros la importancia de experimentar la existencia desde sus matices y sus esquives, es como extender una capa dorada de luz cristica existencial hacia todo lo que es. Esto es lo mismo que decía Jeshua en Palestina sobre el camino la verdad y la vida que al final de cuentas son una sola cosa, el camino es tu propio sendero de vida tan valioso como el que más, tu verdad es tuya, tu experiencia es tuya, y sólo tu sabes en verdad lo que estas vivenciando y aprendiendo en tu sendero de vida, nadie lo sabe más que tu, y sólo tu conoces lo que tu representas como verdad, así sea que toda la humanidad este pensando cosa distinta que tu, como le paso a Jeshua que vino a enseñar como maestro de la vida y sobre el amor incondicional y al final de cuentas como verdad triunfo su sendero porque estaba alineado con su padre.

Tu vida es la vida, y no cabe comparación, aprender a amar la vida es nuestro destino como seres humanos "vivos" como seres que irradian la energía crística, es lo mismo que hacen los galácticos y es por eso que en los reinos angélicos nos respetan tanto y nos aman y aman a todos por igual, allí es donde uno entiende el porque de las cosas.

Es necesario acabar con el autojuzgamiento con nuestro sendero de vida, es imperativo comenzar a amarlo, y amar tu Ser, porque el es el que recorre el sendero y es el mismo sendero.

Por ultimo es importante quitarse la pose de que vamos por ahí por la vida pidiendo permiso para vivir, como si para nosotros fuera inmerecida, o que los demás merecen más la vida que nosotros, si lo entendemos hay vidas profundas y vidas superficiales, las vidas superficiales son como las aguas del mar de arriba que todo las mueve y las vidas profundas son aquellas que viven su quietud dentro de la profundidad del ser y que son concomitantes con las de la superficie, por eso una vida como una capa como la de Jeshua puede influir al universo entero y no solo a la vida humana

Entre la vida y yo ambos nos merecemos, ¿por que?  porque yo soy quien la atrapa, quien la recorre, yo soy el que está, el que es, y el que no está pues ese simplemente se la perdió, o la dejo ir o experimenta otra cosa, pero me merece la vida porque yo la enriquezco con mi vivencia, yo soy como un destello simultaneo en un diamante que es la vida y ese destello se junta con la infinitud de destellos de la creación y formamos todos la luz. por eso todos somos amados, hagas lo que hagas, vivas lo que vivas, tengas lo que tengas, da igual, ama la vida, ama tu vida por sobre todas las cosas, allí esta Dios manifestado.












No hay comentarios:

Publicar un comentario